Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Mauricio Macri pasó la Semana Santa en Tandil con su familia, donde tuvo una actividad mayormente privada, y siguió preparando el encuentro que mantendrá el 27 de abril próximo en la Casa Blanca con su par norteamericano Donald Trump.

Este sábado recorrió el centro de su ciudad natal, donde se encontró con vecinos, se acercó a la iglesia del Santísimo Sacramento y visitó la casa de su familia materna, los Blanco Villegas. Macri estuvo acompañado en este recorrido por su hija Antonia.

Al Presidente se lo vio relajado, manejando su propio auto y con una ínfima custodia. Hubo un breve momento de tensión cuando recibió algunos insultos de parte de personas que se acercaron con una proclama que decía “Macri para la mano” y reivindicando la lucha de los docentes, aunque el hecho no pasó de eso.

El mandatario, en su recorrida por el centro tandilense, también cosechó mensajes de aliento. Al acercarse a la parroquia local, Macri tuvo un breve encuentro con el cura de la iglesia, Raúl Troncoso, y con el intendente de Tandil, Miguel Lunghi. “Me hace mucho bien estar aquí, porque es el lugar de mis raíces y me permite conectarme con mi infancia”, dijo el Presidente.

Viaje a Estados Unidos
El mandatario aprovechó su estancia en Tandil para repasar detalles de lo que será su visita a Estados Unidos a fin de mes. La reunión con Trump está confirmada para el 27 de abril en la Casa Blanca.

Tras el encuentro, que será a la mañana, ambos presidentes compartirán un almuerzo, y por la tarde de Washington Macri mantendrá distintas reuniones con el objetivo de atraer inversiones hacia nuestro país. La visita del presidente a Estados Unidos, en una apretada agenda, incluirá encuentros con legisladores y empresarios.

La Casa Blanca informó que en el temario de la reunión estará presente el tema Venezuela, que había distanciado a los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner y Barack Obama. La Argentina, además, tiene pendientes dos conflictos comerciales con Estados Unidos que podrían entrar en la conversación, vinculados con la exportación de biodiésel y de limones de nuestro país hacia el norte.

En ambos casos, las exportaciones fueron objeto de revisiones y cuestionamientos por autoridades norteamericanas. Macri también quiere rendir un homenaje en Washington al ex presidente estadounidense Jimmy Carter, por su rol en la defensa de los derechos humanos durante la dictadura argentina.

Asimismo, ayer trascendieron declaraciones del Presidente a un diario suizo, el Neue Zürcher Zeitung, en las cuales indicó que el viaje a Estados Unidos tendrá como fin “buscar temas en los que podemos cooperar para mejorar nuestras relaciones, sobre todo en materia comercial”.

También hablando de las relaciones económicas con el mundo; Macri señaló que la idea es sellar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea durante el segundo semestre del año, y también avanzar en la integración con la denominada Alianza del Pacífico. Agregó que para la Argentina la relación con China “es estratégica” y en ese sentido mencionó el viaje que hará a ese país y a Japón en el mes de mayo.